miércoles, 17 de noviembre de 2010

Tuya


Me ha parecido preciosa esta pequeña y deliciosa obra de esta autora, para mí desconocida hasta este momento, Claudia Piñeiro.

Las emociones ocultas pueden convertir en odio lo que antes era amor, y no ver cómo sucede ese cambio en nuestra vida, es una ceguera bastante frecuente que la autora logra mostrar con una pizca de humor y de incertidumbre que te tiene pegado a las lineas de su corta novela.

Un pequeño tentenpie para alimentar el hambre de literatura que no cesa.

domingo, 14 de noviembre de 2010

¿Agnosia?


Buen trabajo con los actores, buena escenificación, pero para mí el guión es flojo, predecible. Además el ritmo descriptivo podría ser algo más rápido. En general se deja ver. No compres palomitas, te saldrá escesivamente caro.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Una mujer actual



Llevo varios dias para escribir esta nueva entrada en mi bitácora. Busco las palabras adecuadas, por que considero que la obra a comentar así lo merece. Lo he intentado tres veces y, a lo mejor, no a la hora más adecuada, y he cerrado la ventana sin guardar cambios.

Hoy creo que la terminaré.

Angel de la Calle es un autor que he conocido en Viñetas durante varios años como entrevistador, posteriormente leí un libro suyo acerca de la obra de Hugo Pratt, y descubrí una historieta en un libro acerca de la guerra civil.

Cualquiera de estas obras me parece excelente, recomendable e interesante.

Ahora me he leído, lentamente y con muchas pausas, su novela gráfica acerca de Tina Modottí.

No se me ocurren muchos más adjetivos grandilocuentes, a lo mejor es que debo revisar mi libro de estilo, sobre todo si lo tuviera, así que emplearé adjetivos más de andar por casa.

Por ejemplo, esta obra es muy original en cuanto al desarrollo de algunas viñetas, no es que sea increible, pero es estilísticamente creativo.

Por otra parte la inclusión de las conversaciones entre el autor y conocidos, la búsqueda física de espacios comunes, la lucha por los ideales del autor entremezclados con la biografia de una mujer increible, una mujer del siglo XX.

A partir de ahora cuando, alguna vez, cuente lo importante que son determinados personajes en el desarrollo de la humanidad, también pensaré en Tina Modotti.

Ir a vuestra biblioteca y buscar un ejemplar, o mejor, gastar algo de dinero en un libro que os puede enseñar a ser mejor persona.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Fahrenheit 451



Un clásico de la literatura universal. Una obra que después de más de cincuenta años no ha perdido ni un ápice de su poder de intimidación y de reflexión.


Recuerdo cuando leí, por primera vez en mi adolescencia, me impactó el poder de sugestión que Ray Bradbury transmite mediante sus personajes. Fue en un verano algo lluvioso, con mucho tiempo para leer, yo no era un experto en ciencia ficción y esta obra me mostro el gran poder como género que tiene el situar la acción en futuros en donde las personas no tienen el poder, sino que las diferencias nos conducen al abismo.


Posteriomente fue la película que François Trouffaut realizó adaptando la obra de Bradbury, las imágenes de los libros, la mirada de Montag, el fuego, personajes hechos persona, carne que arde, ideas que huyen y se pierden.
No se por que consideré que eso nunca sucedería.

La estética futurista mostraba una irrealidad que quizás en estos momentos de libro digital, pantallas planas, ordenadores portátiles, teléfonos que permiten conectarse a internet, quizás no estemos tan lejanos a ese futuro de ideas planas.


Ahora me adentro nuevamente en la novela mediante la adaptación que Tim Hamilton realiza de este clasico.
Con una estética diferente de la mostrada por Trouffaut, con una narrativa ágil y con un exceso de primeros planos, se muestra el odio a lo desconocido, a lo diferente, que la lectura nos proporciona.
La escena cuando los bomberos acuden a la casa de Montag, y él abatido, dice "me está pasando a mí", es de una fuerza terrible, impactante.

No dejemos de leer, aunque sean pantallas de ordenadores, blogs, correos electrónicos, tengamos siempres presente que los libros no son nuestros enemigos, algunas ideas sí.

¿Quién no desea cambiar su vida?



Nuevo golpe de esta autora para mí trepidante, que maneja excelentemente los registros de las emociones y los sentimientos, buscando constantemente llamar a la puerta de nuestra sorpresa.

El argumento es como todos los que ha escrito, difícil de creer, pero a su vez te pega las manos a las hojas del libro, siempre breve, de forma que un párrafo te invita a que descubras que sucede en el otro que a su vez es menos interesante que el próximo.


Todo ello hace que sus protagonistas vivan situaciones de gran controversia.


En este caso, una persona fallece en el domicilio del protagonista, y este no tiene mejor acuerdo que usurpar su personalidad, lo que le conduce a vivir unas situaciones muy alejadas de su cotidiana existencia.

Por eso el título de esta entrada, cuando me encontraba devorando las ágiles lineas de la autora, me suponía yo el protagonista y me fascinaba el poder tomar las decisiones que las dudas diarias le asaltaban.

Por eso, ¿quién no desea cambiar su vida?