viernes, 29 de febrero de 2008

Lucille

Cuando uno no se quiere no puede querer a los demas. O por lo menos tendrá dificultades para expresar sus emociones, al menos aquellas emociones que son positivas, amor, alegría, fuerza personal. Eso le sucede a Lucille, el personaje principal de esta excelente novela gráfica. Intensa, llena de silencios muy explicativos.
La enfermedad es una manera de comunicar. El síntoma expresa algo cuando hace su aparición.
¿Cómo puede una historia familiar anterior destruir un presente? Así sucede en estas tremendas viñetas, llenas de sencillez y de pocas distraciones, trazado simple, buscando llegar a las emociones de los personajes, no destacando la técnica del dibujo.
El autor Ludovic Debeurme, ha creado una obra que merece un sitio en todas las estanterias.

No hay comentarios: