martes, 20 de junio de 2017

Palos de ciego

A medida que avanzas rapidamente en la historia, se produce un aumento en la sensación de que lo natural y cotidiano va a suceder.


La historia que El Irra ha parido es una criatura nada lineal, por lo que esa sensación es falsa. Sin embargo, es creíble, ficción, pero con una base cotidiana, doméstica, llena de emociones intensas, sin filtros que golpean nuestro órganos cerebrales, de manera que no es posible quedarse al margen en su lectura.

Jesús debe volver a su barrio. Allí necesita enfrentarse a sus fantasmas, miedos y desesperanzas, en forma de madre perdida, pareja abandonada y amigos al borde de todo. En un intento por vivir va dando palos de ciego para identificar su espacio.

He devorado 134 páginas llenas de belleza gráfica.

No es El Irra un virtuoso del dibujo gráfico, más yo diría que si lo es de la narración. La historia no tiene fisuras. La mezcla de texto narrativo, diálogos cotidianos en un barrio marginal, viñetas descriptivas es un coctel que embriaga tus sentidos y te conduce a que no levantes la mirada de la cuidada edición de Astiberri.

Me ha gustado la elección de los colores, que acompañan de una forma sublime la acción. Te ayudan a ver las escenas desde un prisma diferente en cada momento, según la necesidad. Hay que tener en cuenta que la oscuridad es parte principal de la narración, hay muchas escenas que transcurren durante las calurosas noches de una irreconocible Sevilla, muy lejos de las postales de recuerdo y de los faralaes, farolillos y sonrisas.

Muy recomendable lectura de una novela gráfica distinta, llena de matices y de sinceridad. No debemos perder de vista a este autor, seguro que nos va a producir enormes emociones.

miércoles, 14 de junio de 2017

El guerrero a la sombra del cerezo

Una novela histórica que nos  sitúa en el Japón medieval.

Nos adentramos en una narración que parte de la explicación social de una cultura muy alejada de la sociedad medieval europea, y no digamos gallega.

Por lo que leer y entender varios de los comportamientos que los protagonistas de esta venganza puede obligarnos a empatizar con valores y creencias distintas a las que actualmente sostenemos.

Una época de cambios sociales y administrativos está sucediendo en Japón. Los movimientos de los dirigentes son producto de sus miedos y ambiciones.


A raíz de una traición tiene lugar un ataque a un señor feudal que rematará con la eliminación de todo su clan. Sólo se salvarán su hijo pequeño y un samurai que se encargará de educarlo en el camino de la venganza. Mientras se ve en ese camino conocerá a personas muy variadas y se adentrará en un mundo de sentimientos poderosos y llenos de dolor.


Este es el argumento global de una obra de 731 páginas, incluido glosario de términos japoneses, por lo que como os podéis imaginar se suceden una gran serie de acciones transversales, descripciones de personajes y paisajes.
Lugares donde la acción se bosqueja con una agilidad contagiosa que produce un efecto adictivo que me obliga a leer sin pausa, dejando otras aficiones y centrándome en disfrutar con el estilo fresco y directo de David B. Gil.

La descripción de la historia principal, la venganza de Seizo Ikeda, se ve acompañada, de forma paralela a la de Ekei Inafune, un médico atípico en un país que se encuentra en cambio social y administrativo, si bien su estructura de clanes cerrados impide notablemente ese avance.

Ekei se verá inmerso en una intriga palaciega que nos describe de forma pormenorizada cómo era la vida en un palacio noble en esa época.

En cierta medida es una novela que me recuerda otra obra fundamental en mi acercamiento a la cultura japonesa, y más concretamente a la época medieval de esta nación tan sorprendente. Me refiero al manga El lobo solitario y su cachorro de Kazuo Koike y Goseki Kojima en el dibujo.

El guerrero a la sombra del cerezo es una obra para amantes de la cultura japonesa o para lectores de novela histórica en general.

Me ha encantado y por eso os la recomiendo encarecidamente. Recomendable leer con una tacita de té cerca.

lunes, 5 de junio de 2017

The Valiant

Acudo con ganas de buscar algo diferente a mi tienda de banda deseñada favorita y me aconsejan un recopilatorio de una serie americana que no conozco.

Se llama The Valiant, y lo edita actualmente en nuestro país Medusa Comics, que pertenece al grupo editorial Hidra.

Me llamo la atención su portada, un personaje femenino que mueve sus manos como si pudiera realizar magia, diversos guerreros históricos al fondo, un hombre blanco con un punto rojo en su pecho y que llora sangre sostiene dos armas automáticas, mientras en la parte inferior un hombre con perilla y gorro irlandés agarra una botella que no es de agua mineral.



Invita a magia, fantasia, acción y diálogos curiosos (por el personaje de la botella básicamente).

Los autores, Jeff Lemire y Matt Kindt  en lo diálogos y creación de situaciones. En los fabulosos lápices, analógicos o digitales se encuentra Paolo Rivera.

El guerrero eterno e inmortal, Gilad, defiende a la casta de geomantes, seres místicos protectores de la humanidad de El Enemigo Inmortal, una suerte de ser maligno que siempre vence en su lucha a Gilad, llevando a la humanidad por la senda del caos y la oscuridad.

Pero, ahora el guerrero eterno no está solo, le ayudarán a luchar contra este ser un grupo de superhéroes guiados por Neville Alcott, intermediario entre las administraciones secretas y el grupo de héroes.


El guión es fluido, ágil y con grandes dosis de acción y aventuras, con presencia de seres mitológicos,  personajes históricos, magia, emoción, descripciones narrativas y diálogos que te sumergen, te empujan por la historia, no la frenan. Buen acierto.

Es cierto que estamos ante una obra de aventuras, pero existe un trasfondo sutil de lucha interior, superación personal a miedos ocultos.

El dibujo es de un nivel técnico excelente, con la, desde mi punto de vista optima, decisión de mostrar un fondo realista y muy variado, ya que las escenas se suceden en parajes muy diferentes, con presencia de bosques, selvas, espacios interiores dispares que el dibujante maneja con agilidad.

El color es un protagonista más, pues se oscurece cuando la historia se hace más compleja y se vuelve más límpido con escenas de lucha o esperanza. Gran acierto.

Al final de la obra, el desenlace es el esperado una vez que vemos las noticias diarias en cualquier medio periodístico del mundo, y como gratificación vemos el proceso creativo desde la perspectiva de sus creadores con comentarios y extras muy interesantes.
Un acierto, y van..

Gracias a los buenos libreros por sus mejores recomendaciones.

viernes, 2 de junio de 2017

El Incal

Hablar de esta magna obra es como pretender explicar el funcionamiento del cerebro en unas pocas líneas..un acto arriesgado y con visos de quedar escueto.


El argumento es conocido por cualquier aficionado a la ciencia ficción y al noveno arte ya que hablamos de una obra que tiene su origen en el inicio de la década de los años 80, en el siglo XX.

En ese momento un abanico de autores con la intención de buscar nuevos horizontes para la creación artística surcaban trazos increíbles en las páginas en un puñado de revistas que los adolescentes devorábamos sin piedad cada mes.

Recuerdo la primera lectura de esta obra y como mis ojos dolían de la ausencia de parpadeo.
No sabia quién era ese tal Moebius, y el guionista que tenía un apellido tan extraño me sonaba de otra serie que también me fascinaba Alef-Thau. Claro, no existía internet y la información llegaba por medio de otras lecturas, programas de radio o televisión. Mis amigos decían que los comics eran de niños, así que difícil compartir información, la televisión: fútbol, toros... y la radio, bueno, en esa época había emisoras que sí entretenían.

El propio medio se encargó de difundir quienes eran esos autores con nombres tan extraños. Metal Hurlant, revista que mostraba las obras de autores europeos más

jueves, 1 de junio de 2017

El libro de los espejos

Una de las armas más peligrosas que tenemos es el uso de nuestra memoria.

Estamos hablando de una historia coral que a partir de la narración de varios de los personajes implicados en esta historia de suspense que gira en torno a la muerte de un famoso psiquiatra.



312 páginas de agitada narración que se dividen en tres partes.

La primera comienza con un editor que recibe un manuscrito incompleto acerca de una historia sobre un profesor, una estudiante y un escritor que se ve como una tercera figura entre ambos. Los juegos psicológicos que inundan la relación marcan parte de la intriga.

Remata la lectura y se comienza con la investigación que nos llevará hasta los detectives que investigaron el asesinato.

Será en la tercera parte cuando descubramos de mano de uno de esos detectives el secreto que encerraba otro de los personajes.

Me ha gustado el excelente nivel descriptivo de los personajes que el autor, E. O. Chirovici nos muestra mediante el uso de una redacción fluida y muy emotiva, con diálogos precisos y descripciones de situaciones verosímiles, produce una sensación de cercanía a los personajes y a la ficción que se traduce en una novela de aristas y círculos.





Nuevamente una excelente edición de Literatura Random House traducida por Laura Salas Rodríguez, que nos adentra en una de las obras de este autor rumano que, a partir de ahora está dentro de la lista de favoritos.