jueves, 30 de marzo de 2017

La noche que mi madre mató a mi padre

Hay noches que es mejor reír...y para ello nada mejor que una comedia....






































Pillada en la Biblioteca González Garces, V COM noc....
Ya tardas!!!

miércoles, 29 de marzo de 2017

Dororo

Ansia de poder. A cualquier precio. Castigo divino. Decisiones tiránicas y odiosas.
Este es el inicio de uno de los mangas más impresionantes que he leído en mi vida.

Hyakkimaru es un ronin que viaja por el Japón feudal en busca de monstruos a los cuales combate y destruye. Son seres que someten y dañan a las poblaciones. En su viaje se hará acompañar por un ladonzuelo muy particular, "Dororo", con el cual formará una estrecha relación.

No es un ronin cualquiera. Fue un niño deforme recogido en una cesta que flotaba por el río. Cuidado y atendido por un médico particular que le ayudó a parecer un ser normal;  ha iniciado este camino de ayuda a los demás que le conduce a tener un aspecto más humano.


Tezuka nos muestra en estas 845 páginas un increíble mundo rural y humano que ya no existe.

Obra de acción con numerosos enfrentamientos a espada, luchas frenéticas, presencia de monstruos, caballos, tiburones, peleas épicas,  y que también nos lleva a una acción interior donde los personajes humanos avanzan cara un lugar donde se encuentren mejor, juntos.

Hablar del grafismo de Tezuka es muy fácil, el dominio que manifiesta, en la creación de escenas de acción es impresionante, devoras viñetas con una gula visual mientras observas cómo los personajes se mueven por su cuenta. Los diálogos marcan un equilibro con las escenas de acción y permiten avanzar en el viaje interior de los protagonistas.

No llevo muchos mangas leídos, es cierto, pero creo que falta mucho tiempo hasta que encuentre una epopeya similar. Es un enorme acierto que DEBOLS!LLO haya editado esta enorme obra, traducida por Victor Illera Kanaya y María Serna Aguirre.

domingo, 26 de marzo de 2017

Wilson

He conocido a personas con dificultades en sus habilidades sociales. Y también diamantes en bruto con personalidades llenas de vitalidad.
Una de las lecturas que más me influyó en mi decisión de ser psicólogo profesional tenía como aspecto fundamental axiomas de la comunicación humana. Los describía detalladamente añadiendo como ejemplos diálogos entre personas que manifestaban características de dichos axiomas.

En ocasiones juego a descubrir las normas de comunicación en diferentes obras. Y creo que he encontrado un personaje que aúna todas las extrañas patologías que un trastorno de comunicación puede contener.


Wilson es un adulto blanco, poco agraciado, con amplias entradas en su sudorosa frente. Su vida no es muy distinta de la de otros muchos seres. Anodina, triste y llena de tiempo para pensar.

Eso lo realiza Wilson con enorme agilidad solo que no encuentra las palabras adecuadas para compartir con los demás. No por ello esos pensamientos no son acertados, más bien son como fogonazos de increíble electricidad que se adentran en nuestro cerebro y agitan sus cimientos.
Cualquier situación cotidiana es susceptible de ser analizada por los agudos filtros mentales de Wilson. Un paseo por la calle con su perro, una conversación en la sala de espera del aeropuerto con un desconocido, desmontar la piedad complaciente de una enfermera ante un hombre en estado terminal, reencontrarse con su ex-mujer y descubrir que tiene una hija adolescente que ha sido criada por una familia en adopción. Todo un terremoto existencial.

El estilo gráfico de Clowes es variable, partiendo de un dibujo caricaturesco en algunas descripciones, y en otras páginas desarrollando un trazo realista y directo. Predominan primeros planos, lógico pues los diálogos son abundantes y poderosos. Cada página de las 77 que componen la novela gráfica es un capítulo en la etapa que descubrimos de un adulto perdido en su torbellino. Dividida la acción en 6 ó 7 viñetas que le proporcionan un ritmo ágil que no te permite levantar la vista de la narración devorando su lectura en pocos minutos.

Reservoir Books ha editado la traducción que Rocío de la Maya realizó de la obra de Daniel Clowes en el año 2010 y que actualmente publicó en el año pasado en una edición muy cuidada, tapa dura, color satinado y textura agradable.

Recomiendo enormemente su lectura, pero no en momentos de inquietud existencial, puede dañar la visión de un mundo positivo.

viernes, 24 de marzo de 2017

Golem

En una sociedad controlada por un sistema económico y político basado en un consumismo total reina la felicidad como estado de paz perpetua.

Eso se transmite por todos los medios posibles y llega a dominar la mente de cualquiera.
Los pertenecientes a la nueva era en Roma no pasan hambre, se han erradicado enfermedades y podemos acceder a todo bien material que deseemos, teléfonos, coches, medicinas, etc.
Pero no todas las personas son dichosas en esta utopia.

Un adolescente, Steno, sufre pesadillas horribles que le muestran una oscuridad y un mundo muy distinto. Estos sueños premonitorios le conducen a un mundo diferente, donde él será parte esencial.

Esta sociedad se basa en el consumo continuo, en el equilibrio a partir de cuatro multinacionales que suministran todo aquello que necesitamos; Aquí surge la pregunta, ¿qué necesitamos?¿qué precio pagamos por lo que necesitamos?

Golem es una obra a color del artista italiano Lorenzo Ceccotti editada por Sapristi en tapa blanda. Es su primera novela gráfica traducida por David Paradela López.


Esta distopia futurista nos adentra en una narración construida desde una posición critica con el consumismo; redactada con un ritmo trepidante no hay una viñeta que ocupe un espacio al azar, todas son parte de un entramado visual demoledor.

Con un estilo de dibujo que nace del manga japonés, empleando una pátina de colores variada y que son parte de la narración, modificando según las emociones de los protagonistas sumergen al lector en variadas ondas de sentimientos, Lorenzo Ceccotti narra con enorme fluidez un conflicto humano que surge de las más ancestrales necesidades, afecto, poder, amor, envidia, ambición, respeto, son valores que encontramos en la profunda lectura de esta obra de necesaria lectura.