domingo, 11 de enero de 2009

El reloj de mi padre

Mi madre me ha dado una bolsa con recuerdos de mi padre. Objetos personales, tales como gemelos, mecheros, bolígrafos - mi padre coleccionaba de todo-, sujeta corbatas, relojes, cosas que un día formaron parte de su estado de ánimo.
De entre todos ellos, uno destacaba, un objeto que fue, antaño, muy deseado por mí, de hecho por culpa de él recibí alguna que otra regañina, me gustaba mucho, siempre recuerdo el anuncio en la televisión de una marca de relojes , se llamaba Orient, y era todo un misterio, no había que darle cuerda ya que funcionaba con el pulso, el movimiento de la mano le dá vida, es curioso, mi vida pone en funcionamiento un objeto que algún día mi padre llevó en su muñeca.
Mi mujer lo ha llevado a limpiar, cambiar la esfera, la correa, estropeada por el paso del tiempo, un lavado de cara que lo trajera de nuevo al siglo XXI, cerca de mí.
Y, seguímos con curiosidades, odio los relojes, no me gustan, los pierdo con facilidad, cuando llegan las vacaciones los guardo en la mesilla y hasta que no comienzo a trabajar permanece allí guardado.
¿Entonces? ¿por qué me gusta este reloj, por qué no soy capaz de quitarlo de mi mano izquierda?
Me siento muy alegre de llevar este preciado objeto, es un placer gratificante y poderoso, como en el anuncio de mi infancia, me indica un camino a mi ilusión, una guía a la imaginación.
¿No es increible lo que nos puede marcar un objeto inanimado?
Sólo es el reloj de mi padre, nada más, una herramienta para medir el tiempo que nos toca vivir, que el disfrutó e incluso lo identificó, formó parte de su personalidad y estilo.
Espero que también forme parte de la mia.

Golem

En una sociedad controlada por un sistema económico y político basado en un consumismo total reina la felicidad como estado de paz perpetua....