miércoles, 5 de agosto de 2009

Leyenda

Cuando era adolescente, un día esperando el autobús en la estación de mi ciudad me acerque al quiosco de revistas. Todavía era temprano, tenía una media hora antes de que saliéramos para Callobre. Mi abuela estaba quitando los billetes para el viaje. Era invierno, de noche, la gente se vestía con ropa de abrigo de colores apagados. Era aburrido esperar, sin música, me dispuse a buscar una lectura que me interesara.

Una revista llamó mi atención. En la portada una mujer atractiva está mirando ofensivamente hacía mí, mientras sujeta una especie de espada futurista mientras dos robots  vigilan a su alrededor mostrando amenazadoramente sus armas negras.

 

200511202222_obr%203-luis_royo_cimocI

Era la portada de la revista de comics CIMOC número 35. Su autor Luis Royo.

En el interior una fabulosa colección de historias, noticias, dibujos futuristas, históricos, policiacos, de humor, con final o que en su última hoja decía continuará.

Fue mi reencuentro con la banda deseñada. Los tebeos de mi infancia, llenos de humor, risa, golpes, ingenio, llamados: zipi zape, mortadelo y filemón, Tbo, botones Sacarino, etc. eran sustituidos en mi adolescencia por comics adultos. Sin superhéroes de por medio.

Devoré la revista durante todo el fin de semana, y al viernes siguiente busqué números antiguos de la colección. Comenzaba una afición que dura hasta la actualidad.

Y por eso esta entrada en mi bitácora.

La semana pasada de paseo con mi mujer y mis hijos entré en una tienda de libros usados que hay en la cidade vella y allí encontré una joya.

La revista que inició mi reencuentro con las historietas fue CIMOC y una de las revistas  que era de la competencia se llamaba 1984. Publicada por editorial Toutain. Un autor destacaba por encima de otros en cuanto al dibujo, empleo de color y guión de ciencia ficción y terror. Richard Corben.

Las obras de este autor sólo fueron publicadas por esta editorial en un formato de tapa blanda y se agotaban con facilidad incluso teniendo en cuenta lo costoso que era para la época y que no había una costumbre de adquirir este formato en nuestro país.

Encontrar una álbum de este autor de leyenda es algo difícil.

tout-140 

Estoy disfrutando de su lectura con placer.