miércoles, 4 de noviembre de 2009

Aprender

Llevo un mes, aproximadamente impartiendo un curso en un colegio. Dirigido a profesores. Mi hijo mayor me pregunta “pero, ¿por qué le explicas tú a los profesores?. Bien, no tengo una respuesta adecuada.

Me sucede muchas veces, no siempre tengo una respuesta, entonces, comienzo con una explicación que intenta ser certera, pero me lio un poco, que si yo le explico cosas que ellos no conocen, los profesores también necesitan aprender, etc… hmmmm, creo que no lo he convencido, algo en su cara me dice que no le parece lógico que un profesor tenga que escuchar a otro profesional.

Para mi hijo los profesores son personas que saben todo lo necesario, supongo que por eso son profesores y enseñan a los niños.

Como explicación es interesante, defendible en un contexto no educativo, y por eso no le rebato su opinión.

Sin embargo cuando esos profesores faltan a la clase que yo les imparto, pienso que están incumpliendo con su labor, que no todos nacemos con la capacidad de enseñar y que aprender es una cualidad que debemos practicar durante toda nuestra vida.

Sus caras me dicen que no están muy concentradas.

Intento generar situaciones que muevan su atención. Hago preguntas en voz alta, puede ser peligroso.

Puedes provocar frustración, cuidado con eso. Es como ir a pescar, hechas un cebo y esperar a ver que sucede. Hay que escoger una buena carnaza y esperar a generar una controversia que movilice nuestra atención, y nos metemos de lleno en el debate.

Me gusta aprender.

No hay comentarios: