sábado, 2 de enero de 2010

Reyes Magos

Estoy sentado escribiendo mientras mi familia mira la televisión. A mi lado una obra de Matthew Pearl. El último Dickens. Me apetece leer algo para distraer mi mente. Hoy ha sido un día bastante agitado. Me encontré con cientos de personas que buscaban afanosamente un obsequio para un ser querido, igual que yo. Joyerías, librerías, jugueterías, en establecimientos variados nuestra mente analiza objetos, cosas, chismes, aparatos, libros, plásticos con formas sugerentes, piedras, relojes, cadenas. Mi cerebro se aturulla. No tengo más ocurrencias, aunque mi energía es suficiente, me gusta mucho la festividad de Reyes Magos, creo que es un día especial, bien acepto críticas a mi opinión, si bien cuando el 6 por la mañana con un cierto nerviosismo acuda a rasgar y romper los envoltorios junto con mis hijos no me acordaré de esas críticas, los gritos de mis hijos borraran cualquier pensamiento negativo que tenga acerca de esta fecha.

 

reyes_magos_2

Me apetecía escribir pero mejor leo un poco.

Ata logo