viernes, 4 de abril de 2014

Volátil

 Al terminar la entretenida lectura de esta novela gráfica de Luis Durán, consideré por un momento que me encontraba ante una obra que nos mostraba como era parte del proceso creativo de una historia.

 Pero eso sería aparcar otras reflexiones sobre este texto gráfico, ya que también me parece apreciar una historia sobre el amor y la piedad, o una novela de aventuras góticas, de búsqueda de nuevos mundos maravillosos, o tenebrosos, todo depende.



 Volatíl, 256 páginas, con un dibujo en blanco y negro, que de forma sencilla y directa nos muestra el inicio a la vida de dos personajes, opuestos, pero no tan dispares, solos, pero no faltos de compañía.
 Este proceso de maduración del personaje le lleva a comenzar la escritura de  una historia de un vikingo que  descubre al volver a su pueblo natal y encontrar unas inscripciones rúnicas. 
La redacción de la obra nos muestra a su vez una intrahistoria al descubrir otra narración efectuada por su tia, escritora también.
Todo se muestra como en un viaje iniciático donde el lector descubre, al mismo tiempo que los protagonistas la enorme crudeza de la vida.

Nuevemante el estilo gráfico de Luis Durán transmite una enorme cantidad de emociones y sentimientos. El dominio de las escenas sin diálogo  y de las imágenes sugerentes es una de las facetas más poderosas de este enorme autor, gran creador de momentos únicos.
La edición de Volatíl está muy bien cuidada por ediciones De Ponent, que en formato grande permite disfrutar de la narración y de la pericia gráfica de Luis Durán.

No puedo más que recomendar que acudas a tu librería y consigas una lectura que te producirá muy buenos momentos de evasión. Luis Durán es un enorme contador de historias.





No hay comentarios: