domingo, 24 de agosto de 2014

La hermana pequeña

Cada verano, como una peregrinación obligada, vuelvo a Raymond Chandler. Viaje iniciático comenzado desde hace ya por lo menos un lustro, si mi memoria no me engaña.
A mediados de los años 90 del siglo pasado, recibí un obsequio fruto de una previa petición algo turbia...hasta aquí puedo escribir.

Era parte de una colección editada por Debate en formato bolsillo, un total de 15 obras, de autores internacionales, de diversos géneros, novela social, histórica, ficción y como no, novela negra.

El sueño eterno fue la primera. Y le siguen...

Este año una historia de mentiras, amor, mafias, picahielos, mujeres con intenciones, mujeres poco honradas, polis poco listos, polis paletos, matones, coches, llamadas de teléfonos, interrogatorios poco eficaces, pistolas de calibre 32, disparos!, actrices y chantajes...bueno y más cosas:




No os olvidéis que es un libro de Raymond Chandler, y sus increíbles descripciones de personajes, sus espacios descritos con una definición, un adjetivo para un matón, un calificativo para una escena.

Sencillez y barroquismo en un mismo párrafo.

Emociones que agolpan sus palabras, contenidas, encorsetadas. No recuerdo dónde leí, pero coincido con el autor que Raymond Chandler era un escritor de violencia sin golpes, a diferencia de Dashiell Hammett que mostraba una violencia más física en sus obras.

Bueno, pues esta era la idea, compartir una lectura que deja poso, que te acompaña, aunque hace una semana que la hayas terminado.


1 comentario:

Ismael dijo...

Hola, puedes contactar conmigo en esta dirección de correo cuando quieras que te entregue tus libros de Tebeosfera:

ismaelonsobrinomarfull@hotmail.com