miércoles, 14 de junio de 2017

El guerrero a la sombra del cerezo

Una novela histórica que nos  sitúa en el Japón medieval.

Nos adentramos en una narración que parte de la explicación social de una cultura muy alejada de la sociedad medieval europea, y no digamos gallega.

Por lo que leer y entender varios de los comportamientos que los protagonistas de esta venganza puede obligarnos a empatizar con valores y creencias distintas a las que actualmente sostenemos.

Una época de cambios sociales y administrativos está sucediendo en Japón. Los movimientos de los dirigentes son producto de sus miedos y ambiciones.


A raíz de una traición tiene lugar un ataque a un señor feudal que rematará con la eliminación de todo su clan. Sólo se salvarán su hijo pequeño y un samurai que se encargará de educarlo en el camino de la venganza. Mientras se ve en ese camino conocerá a personas muy variadas y se adentrará en un mundo de sentimientos poderosos y llenos de dolor.


Este es el argumento global de una obra de 731 páginas, incluido glosario de términos japoneses, por lo que como os podéis imaginar se suceden una gran serie de acciones transversales, descripciones de personajes y paisajes.
Lugares donde la acción se bosqueja con una agilidad contagiosa que produce un efecto adictivo que me obliga a leer sin pausa, dejando otras aficiones y centrándome en disfrutar con el estilo fresco y directo de David B. Gil.

La descripción de la historia principal, la venganza de Seizo Ikeda, se ve acompañada, de forma paralela a la de Ekei Inafune, un médico atípico en un país que se encuentra en cambio social y administrativo, si bien su estructura de clanes cerrados impide notablemente ese avance.

Ekei se verá inmerso en una intriga palaciega que nos describe de forma pormenorizada cómo era la vida en un palacio noble en esa época.

En cierta medida es una novela que me recuerda otra obra fundamental en mi acercamiento a la cultura japonesa, y más concretamente a la época medieval de esta nación tan sorprendente. Me refiero al manga El lobo solitario y su cachorro de Kazuo Koike y Goseki Kojima en el dibujo.

El guerrero a la sombra del cerezo es una obra para amantes de la cultura japonesa o para lectores de novela histórica en general.

Me ha encantado y por eso os la recomiendo encarecidamente. Recomendable leer con una tacita de té cerca.

No hay comentarios: